Mostrando entradas con la etiqueta Reacción.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Reacción.. Mostrar todas las entradas

lunes, 18 de diciembre de 2017

Rodarán cabezas

Las declaraciones de Sáenz de Santamaría dan la pauta de la situación actual de España como Estado de derecho, basado en la división de poderes. Todo el mundo ha puesto el grito en el cielo y JxC piensa acudir a la Fiscalía con una acusación de prevaricación. Claro testimonio de general indignación. General e inútil porque, aun jactándose de la autoría del encarcelamiento, el gobierno dirá que la decisión la han tomado los jueces. De haber prevaricación será suya. 

La vicepresidenta atribuye el "descabezamiento" del independentismo directamente al presidente del gobierno y dice verdad. Es una de las consecuencias del 155: se procede con el independentismo como con las asociaciones criminales, esto es, "descabezándolas". De lado queda la ironía, hasta el sarcasmo, de quien procede a "descabezar" una asociación criminal siendo ella misma considerada una asociación de delincuentes por los jueces.

La indignación por el evidente atropello de puntos básicos del Estado de derecho como la división de poderes y la independencia del judicial no lleva muy lejos. El gobierno habla de Estado de derecho pero practica lo contrario mediante una ley de plenos poderes a sí mismo. No se le está descubriendo nada nuevo. Lo llama Estado de derecho pero es la tiranía de un partido en "unión sagrada" con los otros dos nacional-españoles que lo apoyan parlamentariamente.

Interesa observar que lo preocupante de esas declaraciones no es cuánto revelan de lo que ya sabíamos sino las intenciones que anuncian. Al jactarse del "descabezamiento" en sede política y electoral, la vicepresidenta está pidiendo el voto para seguir descabezando gente. Es la idea de "escarmiento" de la población que formula el señor García Albiol. 

Lo que hace la vicepresidenta no es confesar un atropello sino amenazar con otros.

jueves, 24 de diciembre de 2015

Carta abierta a Mariano Rajoy


¿Ni perdiendo las elecciones va usted a marcharse? ¿Qué hay que hacer para librarse de usted? Leo que ha pedido un informe para saber cuáles son sus competencias como presidente en funciones. Es alarmante. Ha pasado usted de ser el señor Plasma a ser el señor Plasta.

¿No ve usted que no lo quiere nadie? No lo quiere la gente, que lleva suspendiéndolo desde que comenzó esta legislatura de pesadilla. No lo quieren sus votantes. No lo quiere ningún otro partido del Congreso, excepción hecha de Ciudadanos, el partido del fascismo simpático. No lo quiere ni su propio partido, que está deseando quitárselo de encima en un próximo congreso.

Y con razón. Es usted el peor presidente que ha tenido España desde que Franco tuvo el gesto de morirse de una vez. El peor con mucho. Es usted inculto, ignorante, zafio, vulgar, embustero, faltón, agresivo con la gente del común y lacayo con los poderosos. Su trayectoria está sembrada de mentiras, trampas, desprecios y meteduras de pata indescriptibles. Es usted corrupto personalmente por haber cobrado sobresueldos a lo largo de su vida pública y ha amparado y fomentado la corrupción en su gobierno.

Ha gestionado usted la crisis cargándola sobre las espaldas de los más débiles, jóvenes, mujeres, parados, dependientes, inmigrantes y jubilados. En cambio, ha beneficiado a los bancos, las grandes empresas, los fondos buitres y ese sistema de ramificada delincuencia organizada que ha puesto en marcha su partido, considerado por algún juez como una asociación para delinquir. A su frente ha saqueado usted el país, esquilmado el fondo de reserva de las pensiones, privatizado la sanidad para entregársela a sus amigos, tan sinvergüenzas como usted, ha expoliado la enseñanza pública, haciendo negocios con ella y ha desmantelado el Estado del bienestar para apropiarse los caudales públicos y emplearlos en su beneficio. Mientras usted sostenía que "la Ley de Dependencia no es viable", usaba usted los fondos públicos para atender los gastos de su padre dependiente sin tener derecho a ello.

Ha destruido usted la industria, legislado a favor de los depredadores del medio ambiente y sus negocios, ha dejado sin fondos la investigación científica, descapitalizado nuestras universidades y empujado al paro y a la emigración a cientos de miles de españoles y ha dejado usted a España -a la que no se cansa de llamar "gran nación"- en el furgón de cola internacional en todos los indicadores económicos, culturales y de influencia.

Ha destruido usted el Estado de derecho, convertido los medios de comunicación públicos en aparatos de propaganda, interferido en la administración de justicia, manipulado, controlado los tribunales, ninguneado el Parlamento e ignorado las Comunidades Autónomas. Ha gobernado mediante Decretos-leyes y establecido una especie de dictablanda en connivencia con los curas y su régimen hierocrático.

Por último, su catalanofobia, su sórdido empeño en sojuzgar los anhelos de libertad de los catalanes, sus maniobras para instrumentalizar el Tribunal Constitucional al servicio de su idea de una España incapaz de reconocer su plurinacionalidad ha incrementado el movimiento independentista catalán. Personalmente veo este movimiento como una legítima opción y lo apoyo pero, para usted, esto es un atentado contra la unidad de España, una amenaza de ruptura y, en lugar de dimitir, dado su evidente fracaso, pretende usted incrementar la represión contra Cataluña.

Es usted lo peor que le ha sucedido a España después de la muerte de Franco, su modelo.